Una obturación o empaste, trata de eliminar el tejido dental infectado por caries, para luego poder reconstruir el diente (obturar la cavidad) con materiales biocompatibles. Siempre existe el riesgo de fracaso pulpar al no adaptarse ésta a la nueva situación. Esta adaptación dependerá de lo grande que haya sido la destrucción que se haya llevado a cabo por la caries.

Es necesario saber, que tras la realización de la obturación el diente quedará rehabilitado tanto en función como en estética pero el paciente deberá saber que deberá atender a ese diente de manera especial. Por su puesto, el resto de dientes tendrán que tenerse en cuenta ya que no queremos volver a pasar por este mal trago.

Las obturaciones más cotidianas son las de amalgama de plata (color metálico) y las de composite (color similar al diente). Aunque sirven para resolver el mismo problema, la cavidad que queda tras eliminar el tejido infectado, tienen diferentes características y diferentes usos.

obturaciones