Esta peculiaridad hace que la planificación del tratamiento así como el diagnóstico tenga mayor importancia. Es en estos casos donde la planificación del tratamiento toma más importancia, ya que hay que abordar al paciente de manera interdisciplinar, es decir, la ortodoncia va a favorecer otros tratamientos odontológicos: implantología, prótesis, periodoncia…